Metodología

  • Metodología

La metodología utilizada en el Jardín Infantil Crilú se enfoca en el Currículo Creativo. Este Currículo existe desde los años 70, pero ya desde 1988 ha sido puesto en práctica en una diversidad de programas preescolares tanto en Estados Unidos, como en Canadá, Australia y últimamente en varios países latinoamericanos, alcanzando logros muy altos en la consecución de sus objetivos.

Con el fin de fomentar un aprendizaje integral, las metas del Currículo Creativo se enfocan en todos los aspectos del desarrollo de los niños: socio emocional, físico, cognoscitivo y lingüístico. Este Currículo nos permite fomentar en nuestros alumnos las destrezas sociales necesarias para ser entes activos dentro de la sociedad.

Todas las destrezas y logros de objetivos que van adquiriendo los niños son evidenciadas, para así ir midiendo su progreso.

Para lograr que nuestro Currículo sea eficaz, las educadoras crean sus planificaciones partiendo de las necesidades e intereses de los niños. Esto permite que los niños muestren una mayor motivación por aprender y que el proceso enseñanza-aprendizaje sea significativo en ellos.

Nuestra planificación basada en el Currículo Creativo ofrece experiencias enriquecedoras que permiten al niño construir su aprendizaje a través de diversas estrategias, entre ellas, el juego.

Por medio de las actividades planificadas proveemos a nuestros niños actividades y materiales que propician la interacción y el aprendizaje de forma concreta, real y pertinente a la etapa del desarrollo en que se encuentran, logrando que el aprendizaje se dé de una forma dinámica e integrada, lo que pretende establecer su pertinencia en la vida diaria.

Vigotsky plantea que la integración social es la clave del aprendizaje infantil, por lo que nuestras salas de clases están dispuestas de manera tal que los niños vivan la comunidad, o sea, que sea un lugar en que el aprendizaje se dé mediante relaciones positivas entre los niños, y entre niños y sus educadoras. Aquí se enseñan las destrezas para hacer amigos, resolver problemas sociales y compartir. En este entorno, cada miembro es a la vez un aprendiz y un maestro. La confianza que les da el saberse protagonistas de su educación les brinda a los niños seguridad e independencia para desenvolverse en este ambiente.