Sala de Clases

  • Sala de Clases

En nuestras salas el entorno de enseñanza-aprendizaje tiene una rutina diaria variada y flexible, en donde se establece un balance entre actividades activas y actividades pasivas, actividades estructuradas y actividades de libre selección. La sala de clases es un ambiente tranquilo, pero a su vez muy activo; predecible, pero a su vez lleno de sorpresas.

El ambiente físico se divide en centros de aprendizaje o áreas de interés, lo que es ideal para los niños y el desarrollo de su autonomía. Estos centros de aprendizaje, dividen la sala en distintos espacios en los que pueden jugar varios niños a la vez, permitiendo que se sientan más cómodos.

Esta situación ayuda a que los niños exploren y comprendan por si mismos, logrando el aprendizaje significativo a través del juego. Cada niño es el responsable de planificar su semana, escogiendo las actividades y el centro que desean visitar. Esto permite que cada uno de ellos pase por los distintos centros de aprendizaje que se le proponen, existiendo un balance entre áreas de juego pasivo y áreas de juego activo, contribuyendo al desarrollo integral de los alumnos.

Aunque el aprendizaje de los niños sea más efectivo a través del juego, no todas las experiencias de juego conllevan un aprendizaje significativo, por lo que también se planifican actividades a realizarse en forma grupal o individual, en grupos pequeños o en grupo grande, planificadas y orientadas sobre la base de los objetivos que se pretende alcanzar.